Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Confinados sin fin

Acaba de inaugurarse el décimo sexto día de confinamiento. Lo confieso: no estoy encerrada. Cada mañana abro de par en par las ventanas, y respiro profundamente el aire fresco de la sierra mientras el sol se cuela en mi cuarto. Enciendo la chimenea, ordeno y barro la casa; dejo salir a los animales, y preparo un zumo para tres y una cafetera de café. Esa es mi rutina al despertar. Algunos días hay ducha, no muchos, para ahorrar butano. Otros, un paseo por el campo, rebuscando entre las esparragueras. Nunca voy sola. Casi siempre somos tres, mis perros y yo; mínimo, dos, y con suerte cuatro o cinco, porque a veces se nos unen el caballo y el gato, espíritus libres.       Cada mañana los árboles silban su canto acompañado de trinos de pájaros. El arroyo murmura entre guijarros y ramas caídas su caudal constante. Las flores silvestres, tan pequeñas; fortuitas orquídeas moradas, colonias de margaritas de cabeza amarilla…, son diminutos puntos de luz entre el verde grisáceo del suelo. Y a…

Entradas más recientes

Más poesía y menos ripios, por favor

¿Cuánto mide un pulpo gigante?

Esta primavera: POESÍA

Taller de creación a partir de las ilustraciones de Ana Juan

Taller infantil de lectura, escritura y creación

La literatura juvenil y el "Bolo de Natal" de la abuela

Una historia para ser leída

De mascotas, artistas y libros

Cuando la literatura infantil se nutre de la vida, y viceversa

La historia de Platero